What is data sharing?

Todavía no existe una definición universalmente aceptada de  lo que se denomina "intercambio de datos" o "datos compartidos". Suele ser habitual que el proceso de adaptación de nuevas denominaciones y definiciones sea largo. En el Centro de Apoyo para la Puesta en Común de Datos (Support Centre for Data Sharing), con el término "intercambio de datos", se hace referencia a la recopilación de prácticas, tecnologías, elementos culturales y marcos jurídicos que son pertinentes para las transacciones en cualquier tipo de información en formato digital, entre distintos tipos de organizaciones. Los términos "intercambio de datos" y "datos compartidos" se utilizan a menudo como si se tratara de «datos compartidos». La razón es que nuestra atención se centra en las prácticas de puesta en común, y no en los datos. 

Los cambios en el intercambio de datos
Intercambio de datos no son algo novedoso. Particulares, organizaciones y gobiernos han estado compartiendo información desde antes de que existieran ordenadores y redes. Sin embargo, durante la última década, los avances en alfabetización y capacidades digitales, la tecnología y la adaptación de los marcos legislativos al espacio digital han permitido que los datos se compartan más rápido y a una escala sin precedentes. Los ejemplos de prácticas de puesta en común de datos que hemos empezado a recoger demuestran este cambio. JoinData, por ejemplo, estimula la innovación sostenible en el sector agrícola de los Países Bajos al permitir que los agricultores compartan sus datos de manera rápida, sencilla y segura.

Tres elementos han cambiado drásticamente el espectro de oportunidades para compartir información: 

  • La primera es la mayor disponibilidad y calidad de los datos, y  la asequibilidad y facilidad para almacenar, procesar y transferir hoy en día. 

  • El segundo es el  cambio cultural: Hoy entendemos mejor los datos, estamos dispuestos a verlo como un recurso e invertir en él, y esto es válido tanto para los gobiernos como para las organizaciones privadas y los ciudadanos. 

  • Y, por último, el tercer elemento es la participación de los responsables políticos, que comprenden mejor que en el pasado las implicaciones del entorno digital en la vida de las personas, y se han comprometido a regular este ámbito de la mejor manera posible. La sensibilización acerca de las oportunidades y los riesgos de compartir datos es parte de este proceso. 

La regulación no se traduce necesariamente en una restricción , no sirve sólo  para proteger los datos personales de las personas,   sino también para capacitar a las partes interesadas para aprovechar mejor sus oportunidades, creando una normativa inequívoca sobre lo que es legal y lo que no. 

Los beneficios de intercambio de datos que resulta de la combinación de estos tres elementos crean un enorme espacio de oportunidades: 

  • Las organizaciones y las autoridades públicas pueden compartir más datos, y pueden hacerlo de un modo seguro, justo, legítimo y respetuoso con los derechos de los interesados. 

  • La combinación de datos procedentes de distintas fuentes puede aumentar el rendimiento y el valor de los servicios varios órdenes de magnitud. Permite una mejor investigación y desarrollo, así como la obtención de mejores productos. 

  • El intercambio de datos permite una colaboración sin precedentes y una toma de decisiones basada en los datos, la información política y la ampliación del impacto social. 

Aunque actualmente hay pocos estudios 1  que hayan investigado y cuantificado el valor potencial de una economía de intercambio de datos, no es fácil hacer el mejor uso posible de estas oportunidades. El objetivo de la SDS es ayudarlos en este proceso. 

Ejemplos de prácticas de intercambio de datos

Discover how JoinData enables data sharing in the Dutch agricultural sector.
Read how MaaSMadrid improves transport services by combining multiple data sources.